El masoquismo emocional de cada signo

Quien no quiere estar feliz en la vida? Sin embargo, algunas actitudes propias ponen en peligro nuestra felicidad, haciéndonos sufrir, lo que yo llamo masoquismo emocional. Veamos estas actitudes para cada signo. Les recomiendo leer su signo solar, lunar y ascendente.

ARIES “Tengo siempre razón! La culpa es de los demás. Haré lo que yo quiera!” y así le va en la vida con tanto ego hiriendo a su alrededor hasta que lo abandonen. Cree que nació para ser ganador en todo y a menudo le falta tacto y empatía. Su ego jamás le permitirá admitir nada.

TAURO Etiquetas a todos y a todo. Tauro se siente más seguro poniendo etiquetas a todos para clasificar en su mente lo “bueno y lo malo”. Su opinión irreversible le cierra puertas y le crea miedos y prejuicios. Tambien, los miedos que tiene este signo a los cambios, lo paralizan.

GEMINIS “Tengo razón”. Este signo sabe utilizar el lenguaje tan bien que puede manipular cualquier conversación para salir con la suya. Su superficialidad, y las promesas que no cumple terminan poniéndolo al margen por sus seres queridos, hundiéndolo en un sinfín de overthinking.

CANCER Apegos en el pasado, nostalgia impiden a Cancer de vivir el presente y planificar el futuro. Su miedo a desapegarse de lo que no le conviene más puede serle destructivo.

LEO Aunque tiene aire de libre de amores, libre de temores como cantaba Miguel Bose, los apegos emocionales de un Leo por miedo a la perdida y el abandono pueden ser mortales. Vive comparándose con los demás y su ego no le deja avanzar.

VIRGO Siempre hay una excusa para criticar y para ser gruñones! Para ellos “todo es un desorden! No es correcto. Tengo razón”, fastidiando a menudo su alrededor. El overthinking y la análisis constante pueden hundirlos en estrés y melancolía.

LIBRA El deseo de Libra a satisfacer a todos para logras relaciones armoniosas hace que al final la opinión de los demás guíe su vida. Su inseguridad de quedarse solo lo convierte en una persona dependiente a los demás que siempre cede.

ESCORPIO La parte oscura de este signo es profunda. Obsesiones con el control, celos, venganza no dejan en paz a Escorpio que siempre quiere tener todo bajo su control. Juega el juego de dominante y el sumiso en cada área de su vida.

SAGITARIO Este signo aunque es uno de los más sinceros, cuando quiere tiene una excusa para todo. Excusa porque no cumplió con sus promesas, excusas porque le fue mal una situación etc. Pero la mentira tiene patas cortas y al final terminan siendo no fiables.

CAPRICORNIO Ser o parecer? Aunque Capricornio parece ser modesto con perfil bajo, en realidad le excita recibir la admiración de los demás por sus hazañas. Sigue el camino seguro, pero apunta más lejos que los demás. Sus ganas de presumir le convierten en una persona más de parecer que de ser, teniendo a su lado gente interesada y reprimiendo su esencia original.

ACUARIO El hecho que es consciente de lo inteligente que es, lo hace querer guiar la vida de los demás. Es testarudo cuando piensa en una idea innovadora y nada le para. Su desapego emocional natural y la prioridad que pone en las amistades, pueden dejarlo sin pareja.

PISCIS Su inestabilidad emocional, su victimismo y sus utopías ya de por si obstaculizan su felicidad. A Piscis a menudo le encanta ser el héroe bohemio o perdido en su película. El drama lo atrae, pero no le lleva a la felicidad.

Relaciones kármicas: un viaje a través de sombras, pasión y dolor

¿Les ha pasado alguna vez enamorarse con pasión y locura de alguien y sentir desde el primer momento que se conocen desde siempre, llenándose de euforia y entusiasmo? ¿Sentir que hay una conexión muy fuerte y una confianza sin conocer al otro que no se puede explicar? ¿Sentir que hay un imán que les hace apegarse uno al otro y que separados caen en un luto sin antecedente? ¿Has pensado si se trata de una relación karmika?

¿Qué son las relaciones kármicas?

Relaciones karmicas, relaciones únicamente hermosas, únicamente agotadoras. Relaciones que suceden una vez en tu vida y te dejan marcado para siempre. Estas relaciones no son como las otras: son más fuertes, te mueven el piso desde la primera vista, te llevan al cielo y te mandan al infierno, te matan y te resucitan al mismo tiempo. No puedes escaparte fácil de estas relaciones porque te persiguen como sombras. Aunque logres escaparte, vas a sufrir por un largo rato y no podrás olvidar, los recuerdos te torturarán. Las relaciones karmicas nos llevan a nuestros límites, porque tienen una carga pesada del pasado, una deuda karmica que debe saldarse en esta vida,así nuestras almas puedan liberarse de esta carga.

Asimismo, estas relaciones te estancan, te hacen apegarte al otro tanto emocionalmente como sexualmente, y las escenas de drama y explosión abundan. Estas relaciones si bien pueden surgir por impulso y a primera vista, pueden durar mucho. Cuando una relación karmica termina, ambos se sienten que perdieron el control de su vida, hundiéndose en un vacío psicológico.

¿Es bueno o malo que una relación sea kármica?

No hay respuesta concreta, pues en el mundo siempre hay dualidad: bueno y malo, masculino y femenino, blanco y negro, amor y odio, etcétera. Entonces, una relación kármica puede ser buena, motivadora y hacernos vivir un romance de película, pero también puede ser dañina, complicada y muy amarga.

¿Qué viene a enseñar una relación kármica?

La relación kármica es como un viaje en el tiempo que obliga a las dos personas aclarar y resolver los complejos y los conflictos que causaron dolor en sus vidas pasadas. Ellos no saben cómo hacerlo, no hay una guía para eso, pero actúan basándose en la intuición que está conectada con viejos recuerdos que duelen. Pueden causar gran amor y gran odio al mismo tiempo.

¿Cómo sabemos si estamos en una relación kármica?

La comparación de la carta natal de la pareja puede ayudarnos a detectar si hay deuda karmika entre las personas. Los aspectos Marte-Saturno, Venus-Saturno y Venus-Plutón pueden explicar mucho sobre la manera de expresar el amor, pero también sobre los conflictos y el apego. Saturno se relaciona con el karma, complicando las cosas y Plutón nos habla de vidas pasadas. También los nodos lunares juegan un rol importante en este estudio.

¿Me conviene o no una relación kármica?

A veces es tan grande el caos de una relación karmica que preferimos deshacernos de la otra persona para buscar nuestra paz. Así es que nos metemos en otra relación no kármica, donde si bien no hay la pasión y la locura de la relación nombrada, uno se siente más cómodo y tranquilo.

Pasados los años, sentimos una gran decepción y que el tiempo dedicado a esta relación no kármica fue perdido. La felicidad no era verdadera, era solo la tranquilidad que nos daba la ilusión de estar felices. Ahí nos damos cuenta que si hubiéramos resuelto los conflictos con la pareja kármica, el dolor se convertiría tarde o temprano en felicidad verdadera. Entonces, la respuesta es una pregunta: ¿qué tan resistente eres para vivir una relación kármica?

Si tú quieres saber si estás en una relación kármica, qué viene a enseñarte y cómo puedes hacerla más fácil, no dudes en comunicarte conmigo.